La primera vez que escuche a Gustavo Cerati

El jueves 4 de septiembre del 2014 era un día como muchos otros. Por culpa del clima la Ciudad de México tiene unos tintes de depresión desde tempana hora.  Yo hice mi acostumbrada rutina, desperté temprano, me di una ducha, desayune y tome mi bicicleta rumbo a mi trabajo. Aún no tenía ni la menor idea de lo que acontecería minutos después y que sería de lo único que todos hablarían el resto del fin de semana, en verdad no lo sospechaba.  Conecte mis auriculares a mi celular y deje que el modo aleatorio hiciera de las suyas. La primera canción que escuche en aquella mañana fría de jueves  fue “Pasos”, no lo digo por hacerme el interesante y/o aprovecharme del tema y/o subirme de mas al tren del mame, juro que como lo narro así aconteció. Y entonces  gracias a uno de mis compañeros que decidió encender la radio me entere de la noticia en voz de un wey de “Los 40 Principales”, Gustavo Adrian Cerati había muerto.

Regularmente suelo responder lo mismo a todas las personas que me lo llegan a preguntar pero esta vez, lejos y fueras de los clichés, es totalmente evidente. No sé como comenzar o que escribir en esta publicación. Son demasiados sentimientos encontrados. Siempre que expongo algo de música trato de ser lo imparcial posible, intento dejar mis prejuicios, gustos y estereotipos a un lado e intento que escuchen y disfruten principalmente la música, en pocas palabras, hablo del arte y no del artista. Esta ocasión es totalmente distinta.

Hoy no les escribo como blogger amateur apasionado por la música. No mis estimados lectores. Hoy les escribo como muchas otras personas, como un simple fan.

Todas las personas que me conocen saben que cuando hablo de música me pongo muy intenso y más aun, cuando hablo de Cerati es cosa sumamente seria.  Así que decidí decirle “Adiós” al gran Gustavo de la única forma que sé; escribiendo. Hacerle una última ofrenda a una de las mentes más brillantes para la música en los últimos tiempos. Pero ¿Cómo?

En seguida mi mente comenzó a generar ideas. La primera de ellas hacer un top 10 con canciones que marcaran la carrera de Cerati, pero comprendí que enmarcar una trayectoria, con todo el significado que esa palabra conlleva,  como la de Gustavo es imposible. Hablar de himnos que marcaron distintas generaciones es poco elocuente a sabiendas que fue un hombre que supo reinventarse atreves de los años. Además como dije al inicio, dejare los clichés para otra publicación. Y así que digan que muy original la idea, pues no.

Mi segunda grandiosa idea apareció  pero se esfumo casi al instante al responderme yo mismo las interrogativas. Hablar de la trascendencia del “Maestro” (como era llamado y conocido en el medio), pero ¿Quién chingados me siento y creo al hablar de esto? ¿Chava Rock? Hablar de algo tan trillado y obvio. Hablar de alguien que ya estaba haciendo historia y trascendiendo antes de yo naciera. Cerati está en todos lados. No importa que género de música escuches o de que país de habla hispana provengas , puedo apostar que Cerati es culpable mínimo del 80% de la música que escuchas en español directa o indirectamente, ya sea como fuente de inspiración, escribiendo , componiendo, arreglando o incluso produciendo a mas de unos de sus músicos favoritos. Su huella por el mundo va desde el pop hasta el rock en sus diferentes facetas, desde el jazz, la balada y hasta terminar en la electrónica, no importa, Gustavo está ahí.

Mi tercera idea surgió de la idea anterior. Hablar del virtuoso músico multi-instrumentalista, del grandioso cantante, del aquel compositor tan sensible, del productor intachable. Pero (el maldito “pero” apareciendo siempre)  ¿que podía decir yo de alguien así? Gustavo se había ganado a toda costa el titulo de genio, genio musical. Su talento era tal que producía, interpretaba, cantaba y componía, aun quitándole alguno de aquellos dones, Cerati tenía lo suficiente para trascender.  El esquema y riffs de “De Música Ligera”, su estilo de cantar y su forma de desenvolverse en el escenario,  son de los más copiados a nivel mundial, Entonces ¿Qué puedo yo objetar contra eso?

Y ahí fue cuando lo entendí. Recordé porque estaba escribiendo este post, recordé porque Cerati hacia que cualquiera se identificara con alguna de sus letras o alguno de sus acordes. ¿A quién chingados nunca le ha llegado una canción de Cerati? ¿Quién no dedico una canción de Gustavo? ¿Cuántos no han hecho el amor con “Juegos de Seducción“, “La Excepción” o “Zoom”? Es imposible, mínimo en México, que nunca hayas escuchado de Gustavo Adrian Cerati. Entonces todo me llevo al título de la publicación, “La primera vez que escuche a Gustavo Cerati” y de antemano brindo una disculpa a todos aquellos que se dejaron llevar por el título, posiblemente esperaban algo mejor de esta publicación pero hice algo que en mis clases de mercadotecnia me enseñaron, a lo mejor y no lo logre. El titulo correcto este post debería ser “La primera vez que entendí a Gustavo Cerati”, digo porque ¿Quien no escucho desde niño  “De Muisca Ligera”, “Cuando Pase el Temblor” o “Persiana Americana”?. Tenía escasos 12 años cuando llego a mi posesión el disco “Bocanada”, en aquellos tiempos mis gustos musicales eran más “crudos y fríos”, no salía de la música “ruda y escandalosa “(si clásico morro traumado) y entonces le di la oportunidad a uno de mis discos favoritos ever. Escuchar un disco que me abrió mi horizonte musical, que me hizo salir de esa zona de confort para adentrarme en la magia llamada música. El, junto con algunas otras bandas, es culpable de que me animara a escuchar cosas diferentes, fueran nuevas o viejas. Entonces lo entendí. Escucharlo es entender. Comprendí lo que quería decir, lo que quera plasmar. El motivo por el cual todos se identificaron con sus letras. Entendí que gente como él se cuenta con los dedos de una mano cada 50 años. No en balde tanto renombre, homenaje o fanatismos, no es a lo pendejo.  Hasta la fecha sigo escuchando algún sonido, loop, acorde o voz que nunca había oído  en aquel disco. 

No sé cómo iniciar o finalizar este post. Lo único que sé es que me duele, duele demasiado tu partida. . Pero es mucho mayor el agradecimiento de tu existencia, tu música y tu pasión. Se va un cuerpo que nunca volveremos a ver, pero tu alma se queda impregnada en aquel legado musical que dejaste, me acompañara por siempre en todas y cada una de mis emociones, sea tristeza, alegría, enojo, rabia, amor, desamor, lo que sea. Siempre estarás ahí, Maestro. Donde quiera que te encuentres, a donde quiera que vayas, GRACIAS TOTALES.

 

Les dejo una canción que seguramente nunca habían escuchado, según cuenta la leyenda esta canción fue la última que Gustavo Cerati dejo fuera de su disco “Fuerza Natural” , yo un día sin querer la descargue junto con otras canciones rarezas e inéditas del autor. Esta la teoría que no es él y que solamente es un imitador o incluso otra banda, pero yo dejo que ustedes juzguen eso, “Hoy No Hay Luna” lleva por titulo. ( http://www.goear.com/listen/ae10a29/hoy-no-hay-luna-cerati )

“Poder decir adiós, es crecer….”

Express Yourself.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: